Asier Félix Losada, es pedagogo social por la Universidad del País Vasco. Dedica enteramente su carrera profesional a la educación de menores en centros y hogares de acogimiento residencial. Además, es coautor de Educablog 2006-2011 de la red al papel

Cuenta desde hace muy poco con una cuenta twitter, me atrevería a decir, que casi casi, le hemos obligado a ello para poder hacerle esta edusoentrevista… entrevista que ha sido realizada en riguroso directo,… y, a pesar de que como el resto de entrevistados tenía la máxima de 3 tweets por respuesta, el azar, su olvido, o aquello que fuera, hizo que no recordara esta premisa, y yo… viendo los resultados que estaba ofreciendo esta, no me atreví a modificarla ni una sola palabra…

Gracias Asier por tu tiempo, por esas casi tres horas de entrevista, pero, sobretodo, gracias por el contenido de la misma!! Gracias también a aquell@s que habéis interactuado durante la misma, para mí siempre es de agradecer ver que las edusoentrevistas suscitan el interés de algun@s compañer@s, amig@s,…

Espero, que os guste al menos tanto como a mí, y de nuevo, gracias!!

  • ¿Quién eres? ¿A qué te dedicas? ¿Dónde trabajas?

Respondo al nombre de Asier Félix, soy educador social y trabajo en un hogar de acogida con menores en riesgo de exclusión.

  • ¿Cuántos años llevas profesionalmente en la Educación Social?

Profesionalmente llevo 11 años en la #EducaciónSocial, aunque desde que tengo uso de razón siempre pensé en la idea de poder colaborar con la gente y hacer algo pensado en clave comunitaria. Siempre quise agradar más al otr@ que a mi mismo. Con el tiempo creo que no lo he conseguido, pero al menos me siento feliz…

  • ¿Por qué estudiaste Educación Social? ¿Optabas a otras alternativas?

Un amigo mío estaba estudiando psicopedagogía en la Universidad de Deusto y me explicaba en que consistía su carrera y la posibilidad de matricularme a una parecida pero un año más corta, recientemente creada en la Universidad del País Vasco. Casaba mucho mejor con mis intereses e inquietudes reales. Jamás hubo “otras” en mi mente. Eso si, las distintas opciones de la Educación eran mi fuerte y mi meta.

  • ¿En qué consiste tu trabajo?

Soy educador de vida cotidiana. Trabajo en un recurso residencial con menores en situación de riesgo de exclusión social, debido principalmente a problemas familiares o de conducta en el ámbito de la familia. Realizamos un seguimiento cotidiano en las distintas áreas personales y formativas de los menores, de figuras de referencia como adultos o tutores. Una vida cotidiana en base a apoyo escolar, actividades deportivas, protección y prevención en salud, seguimiento académico, trabajo en educación en valores y habilidades sociales, acompañamientos, trabajo en el reagrupamiento familiar,…

  • ¿Podrías cualificar tu trabajo? ¿Cómo lo valoras?

Es un trabajo cualificado, tanto en cuanto lo pueden desarrollar con éxito educadores sociales y en algunos casos profesionales que con diversas formaciones han demostrado su valía profesional. Ahora bien, la cualificación viene en ocasiones también predeterminada por el valor que en él, depositen las administraciones y la propia sociedad en si misma. En mi caso, entiendo que es un trabajo con cierta trascendencia pero con menor reconocimiento del que debiera atribuírsele. Mi valoración es muy alta a pesar de los distintos altibajos que como profesional/ persona, podemos encontrarnos en nuestra hoja de ruta.

  • ¿Qué parte es la que más te motiva? ¿Y la qué menos?

La parte que más me emotiva es la parte personal y emocional. Encontrarte con un chic@ / usuari@ tiempo después y saber que les va bien en la vida, van tirando con sus cosas y siguiendo su camino autónomamente… Que te recuerdan con agrado, que te saluden por la calle de lejos…adrenalina pura para este animal social. Y la que menos, son varias también, pero por no ser desagradable ni apocalíptico diré dos: La descoordinación entre recursos o instituciones concernientes a cada caso especialmente en la falta de involucración por alguna de las partes y la otra que menos me gusta es el enconamiento de ciertas relaciones con algunas familias. Aunque cueste aceptarlo el principal objetivo o fin de nuestro recurso es el del reagrupamiento familiar, siempre que se den unos mínimos requisitos exigibles.

  • ¿Qué se exige o qué se espera de un profesional de la Educación Social?

Somos los profesionales los que más nos exigimos día a día con nuestro trabajo. Es una especie de catarsis colectiva y diaria el tener que demostrar que nuestra figura y nuestra profesión, tiene razón de ser y que no es una invención de unos chalados catedráticos para comercializar nuevas carreras. Ahora bien, dicho esto, también tenemos que reconocer que nuestras administraciones titulares (nuestros jefes) esperan mucho menos de lo que nosotros pretendemos abarcar y encauzar. De ahí vienen las nuevas tendencias controladoras o fiscalizadoras que nos comprimen. la profesión tiene que mirar a los lados y ver hacia donde vamos. Pienso más en clave de autoexigencia que en la que me otorgan, que en ocasiones es residual.

  • ¿Qué metodología has ido dejando de lado con el paso del tiempo? ¿Por qué ese cambio?

Pues una que me da mucha rabia y pena pero no me llega el tiempo. Es la de la Pedagogía del tiempo libre, la Animación sociocultural. Sacar tiempo para jugar y buscar complicidades en momentos relajados informales. El motivo del cambio es evidente. La tecnificación y burocratización de la profesión, además de las nuevas metodologías instauradas en las administraciones y asociaciones del sector.

  • Tu forma de trabajar, ¿deriva de aquello que has aprendido académicamente o se trata de aprendizaje personal?

Una combinación de ambas, con mayor preponderancia de la segunda. Pero una buena práctica sin una base teórica creo que solo serviría para un rato o para egocéntricos empedernidos. Sera Sánchez habla de Lobos solitarios y me consta que por desgracia, aún tenemos una buena representación de los mismos en la #educaciónsocial, sobre todo en los centros de menores, Centros de internamiento para inmigrantes, aunque no exclusivamente.

  • ¿Desarrollas propuestas innovadoras o ya está todo prediseñado?

Si me apuras, en ocasiones creo que trabajo como lo hacía José de Calasanz hace 500 años o Felipe Neri hace 700. Las propuestas innovadoras las cultivo en el jardín de @Educabloguer con mis tres compañeros.

  • ¿Cuáles son las principales dificultades en la Educación Social para desarrollar propuestas innovadoras?

El dinero, el tiempo, las ganas, el esfuerzo, la involucración, la fe en la #educaciónsocial, y en los profesionales. Pero sobre todo y últimamente más que nunca, la acomodación. Un educador@ social en un despacho, debería ser multado por los Colegios Profesionales. Nos creímos “nuevos ricos” en la profesión mirando al trabajador social de reojo y aunque primos hermanos, somos distintos en la raíz geográfica…

  • Pero… ¿y los mayores éxitos conseguidos por usar propuestas innovadoras?

Están aún por ver. El próximo Congreso nacional tiene un área de trabajo relacionado con eso y sin embargo las Tics o las nuevas formas de interrelación profesional (cultura, ciencia, arte o educación social) no tienen visos de aparición. Pero queda mucho camino, esto está empezando, somos noveles…Si queremos ser originales o innovadores, quizás podamos partir de aqui, aunque sigamos aprovechando la terminología de la psicología del trabajo o demás áreas más técnicas.

  • Si hubieras de cambiar de ámbito profesional, ¿hacía cual te decantarías? ¿Por qué? 

Al campo de la enfermedad mental o trabajo en discapacidad. Lo adoro y llevo mucho tiempo amándolo, aunque no lo practique. Mis inicios asociativos parten de ahí y me queda una espina clavada en ese ámbito.

  • ¿Qué piensas de la incidencia de las nuevas formas de comunicación y las redes sociales y su influencia en la sociedad?

Que es una oportunidad sin igual para la profesión y la ciudadanía en general, no pudiendo volver la vista atrás. La sociedad debe comunicarse para ser más sociedad y a poder ser más justa, no escudándonos en el desconocimiento o desinformación. De ahí que la brecha digital sea la nueva desigualdad en ciernes. La incidencia en las mismas esta siendo brutal, motivada por su inmediatez, originalidad, frescura y democracia.

  • Se puede hacer uso desde la Educación Social? ¿Cómo?

Se hace de hecho. Los cursos de Tics y @EducaBloguer son un buen ejemplo de ello: RRSS, Blogs, Streaming…

  • ¿Con qué te quedas hasta ahora de tu experiencia profesional?

No podría decir solo una cosa, serían unas cuantas. Pero sobre todo con las relaciones tejidas o descubiertas. Tanto con usuari@s, ciudadan@s como compañer@s. Amig@s profesionales y fuera de ahí!!!!

  • ¿Qué ocasión, hecho, persona, anécdota,… tienes más presente?

Por ser presente, te diré que una usuaria que volví a ver recientemente y no le van bien las cosas

  • Cuándo te dicen, “Educación Social, ¿eso qué es? ¿eso para qué sirve?” ¿qué les contestas?

Afortunadamente (o en ocasiones desafortunadamente en los medios), la gente en general sabe que es un/a educador/a social y conoce la profesión, aunque no su profundidad. Pero en general el concepto ha mejorado bastante con el tiempo y la información. Gran trabajo de los Colegio Profesionales y los educadores sociales que trabajamos a diario y difundimos y apoyamos nuestro quehacer social. Sirve para ayudar a que las personas con algún tipo de dificultad pueda resolverla autónomamente y acompañarle en ese proceso de cambio, mejora….

  • ¿Qué o quién ha hecho que te dediques a la Educación Social? ¿Por qué sigues enganchado a la Educación Social después de tantos años?

Como he comentado anteriormente mi amigo y hermano Félix García Fuente. Sigo enganchado a la Educación Social por amor, devoción y por motivos económicos (no se hacer nada mejor pudiendo estar remunerado)

  • Joan Antoni Martínez dejaba esta pregunta: “¿cómo planteas la ética profesional, cuáles son los límites de la Educación Social cuándo hablamos de personas?”

Mal que me pese, la planteo desde postulados radicales. No comulgo con la injusticia ni con la desidia ni la acomodación. Por tanto, aquellas cosas en las que no creo ni comparto, son de difícil encaje profesional y personal en mi día a día. El Código deontológico, aunque no se sitúe como libro de cabecera o biblia pedagógica, es una referencia continua. Los límites por tanto son personales y profesionales, aunque en mi caso redunde más en los personales. En cuanto a los estilos de vida, la Educación Social es un estilo de vida en si misma, si bien al contrario también, el asistencialismo en el que a veces incurrimos también lo es.

  • ¿Qué quieres que le preguntemos al próximo/a entrevistado/a?

¿Considera la Ley penal del menor injusta y/o protectora de los individuos que la incumplen? y si ¿reformaría algún punto de la misma como las penas impuestas a menores que incurren en asesinatos, violaciones o secuestros?

  • Y por último… ¿algún comentario dirigido a aquellos/as que estamos estudiando Educación Social actualmente?

Que habéis elegido bien y vais a ser muy felices a pesar de las dificultades y los problemas que encontrados.